Archivo | abril, 2010

Sentirse jóven.

30 Abr

– Jesús: Mamá, ese niño te está mirando todo el rato las tetas.

– María: No importa Jesús, eso es porque el cirujano ha hecho muy bien su trabajo.

– Jesús: Pero me pone malo pensar que quiere chupartelas y tocartelas. Solamente tiene 4 años.

– María: Bueno, así me siento más jóven.

– Jesús: ¿Y eso es legal?

– María: Si, cariño, sentirse jóven es legal, de momento.

Anuncios

La pescadilla que se muerde lo que le dan de comer

29 Abr

Tengo la impresión de que a los españoles nos salva de la hambruna nuestros padres y a los emigrantes el estado.

Nuestros padres nos regalan pisos, coches, nos pagan las entradas de los pisos, estudios, viajes, etc, etc, etc. Los emigrantes, como no tienen padres aquí o si los tienen les tienen que dar de comer, es el gobierno quién les pone los pisos.

Humildemente, estamos todos protegidos pero autoengañándonos.

La verdad en la independencia

21 Abr

La frontera entre vivir con dignidad y vivir en precaridad extrema viene determinada en muchos casos por la caridad de nuestros familiares.
No estamos tan lejos de la rotunda nada.

Somos en gran parte de los casos lo que nuestros seres más queridos han podido darnos.
No me gusta. Deberíamos ser todos económicamente independientes, querer y amar a los demás por lo que son y no por lo que tienen. De esa forma la verdad sería más clara.

Luchando por la seguridad

4 Abr

No es solución cobrar los 4 primeros días de baja de un trabajador por cuenta ajena a 100 euros por día, sin embargo cuando me lo comentó un amigo lo comparé con mi situación y me pareció de risa.

No soy un autónomo al que le sobre ni mucho menos el dinero, vivo al día y estudio cada segundo de mi existencia material nuevas vías para complementar mi negocio, ya que si a diferencia de los trabajadores con décadas de antigüedad en sus empresas, si por un casual no pudiese acudir a mi puesto de trabajo durante un período largo de tiempo, tendría que cambiar mi casa por un cajero automático (con el peligro de que alguien me rocíe con gasolina y me queme vivo).

Queda mucho camino por delante para poder dejar de lado la incertidumbre de la posible mendicidad.