Archivo | octubre, 2010

Escentricidad obligada

25 Oct

Os dejo dos vídeos y un texto. Uno de los videos es una memez muy corta, el otro es una memez más larga que corresponde a la lectura del texto que como bien he comentado, aquí expongo.

Braulio era una persona millonaria. Estaba muy aburrida. Tenía de todo. Vivía peligrosamente cerca del llamado síndrome Michael Jackson, así que no le quedaba otro remedio que llenar su existencia en el segmento de la materia con alguna escentricidad.
En la televisión emitían un accidente de tráfico mortal, ésto le encendió la bombilla mental de la sandez. Dejó por un momento sus estudios sobre la teoría de cuerdas, ya que si ya de por sí le resultaba complejo de entender que el tiempo es una dimensión, el entender que realmente existen entre 6 y 12 dimensiones plegadas entre sí con cuerdas lineales o circulares que al vibrar forman fotones, quarks y sabe Dios que más cosas era algo que le empujaba hacia el suicidio por sobreacumulación de conocimientos ambiguos.
No se como se lo montó exactamente, quizá en algún otro texto pueda explicarlo, o quizá sea tan complicado o más que la propia teoría de cuerdas, pero este millonario llamado Braulio se dedicó a estar presente en muchos de los accidentes que se daban en el país para apuñalar a los cadáveres. Esta circunstancia era francamente rara, ya que imaginense la cara de los policías al ser conscientes que en bastantes accidentes se encontraban con heridas post morten en los cadáveres.¿Era un accidente? ¿Cómo estaba presente en los accidentes antes de que nadie viese como apuñalaba a los fallecidos? ¿Se ayudaba de sus estudios en el campo de la física cuántica para lograrlo?
Así era Braulio, un llenador de su tiempo mientras sus acciones le acercaban al límite del sentido de su existencia.

Anuncios