Archivo | enero, 2011

La parida mental es síntoma de salud y crecimiento humano

3 Ene

¡Pues vaya tontada qué te acabas de marcar! (me decía a mí mismo). Y era cierto. Leía en un bar heavy de los bajos de Argüelles una especie de publicación fanzinera del grupo de Geografía e Historia de la facultad de Madrid cuyo interior albergaba un artículo portador de una base temática que ya no recuerdo mientras compartíamos litros y litros de cerveza a la antigua usanza . Seguramente a cuenta del alcohol rutinario de nuestra ingesta, mezclado con el contenido de dicho artículo vino a mi cabeza un pensamiento que en ese embriagado momento pareció me una estupenda base argumental digna del mejor ensayo, sin embargo, aquí estoy, dando vueltas y vueltas a un prólogo digno del mejor establo (relleno de paja) para adornar lo obvio.
Aquí os presento una ñoñez neuronal en estado de sobredosis de heavycerveza (digo ñoñez porque una frase al estilo de “El mal olor suele producir discomfort en uno de nuestros sentidos” tendría más peso intelectual que este tema ultra machacado):” Nuestras ideas, nuestra forma de escribir, nuestra inspiración, todo nace de un embrión modificado al antojo del entorno que nos ha tocado vivir.”
No creo que seamos entes prediseñados en lo más profundo de los pensamientos más raros que nuestra cabeza pueda parir. Si tú piensas en rosa por algo será, y si mi cabeza se abre para vomitar variopintas sandeces de base variable, de algún/os sitios salió la semilla.
Desde una ficticia Ruanda natal, hubiera sido mucho más complejo dar a luz a ¡Vaya Mierda! Fanzine. Y no lo digo porque en Ruanda no tuviéramos conexión a Internet ni una copiadora en condiciones, sino porque nuestras mentes hubieran recibido menos estímulos y dispondrían de una menor base de conocimientos para poder discernir sobre ellos.
Si no poseemos datos, mal vamos a mezclarlos y relacionarlos para dar a luz enormes paridas mentales.
Conclusión: “ La parida mental es síntoma de salud y crecimiento humano”

Anuncios