Archivo | febrero, 2011

Valdespartera

13 Feb

Hace unas semanas publicamos un artículo en un humilde fanzine que coordino analizando nuestra experiencia en un bar-restaurante-taberna de un barrio de Zaragoza (España) llamado Valdespartera el cuál está formado por viviendas de protección oficial.

Mi experiencia en cuánto a la calidad y precio de este establecimiento abrió las puertas a una realidad más bien espantosa en lo que al menos es la situación de la vivienda en Zaragoza.

El artículo en cuestión exponía un dato con el cuál estoy de acuerdo, que no es otro que sus precios son tirando a altos y la variedad de su carta encasillada en productos que se diferencian mucho de los productos típicos de un barrio no céntrico.

Analizando y divagando un poco sobre qué pinta una supuesta taberna de precios y variedades más afines al centro de la ciudad en un barrio de viviendas construido con ayudas sociales me ha mostrado la realidad de los pisos de protección oficial en Zaragoza (al menos en los que la gente comenzó a vivir en el año 2009).

No culpo a la Taberna Fraggel Rock por sus productos culinarios, ni por sus tarifas, ya que cómo buenos empresarios han sido mejores sabedores de quiénes van a ocupar las viviendas de Valdespartera, al menos en un porcentaje adecuado para que su negocio funcione.

Mi reflexión es algo más profunda y analiza un poquito qué significa respirar en España.

El Gobierno de Aragón o el Ayuntamiento de Zaragoza crean un amplio y nuevo barrio repleto de vivienda de protección oficial. En teoría diseñada para que el acceso a una vivienda sea accesible a la ciudadanía. Ahora bien, ¿a qué ciudadanía?

Si no eres pareja, olvídate de vivir en Valdespartera, a no ser que tus ingresos dejen de ser humildes para ser medios o medios-altos o no pises un bar en meses o ambos casos (eso suponiendo que te financien los bancos). Si la taberna Fraggel Rock funciona en un barrio como Valdespartera, ¿dónde vive la gente que también necesita una vivienda y solamente dispone de 1.500 euros para vivir 3 personas?

Mi conclusión es que los pisos de protección oficial están muy bien para parejas que entre los dos sobrepasen los 2.000 euros al mes (y si es posible estén más cerca de los 3.000) , incluso hasta podrán elegir entre cenas en tabernas o tener un hijo, pero este perfil no cubre el 100% de la población Zaragozana. ¿Qué hacemos los demás? ¿Nos alquila una plaza de garaje nuestros padres y ponemos allí la tienda de campaña? ¿Nos vamos a vivir con 3 desconocidos para disponer de 3 metros cuadrados de privacidad con baño y cocina compartidos?

Resumiendo, no creamos que Valdespartera es la panacea, es un invento para crear un barrio pijo a coste de clase social media. Pero esa no es la solución, al menos eso creo yo. La vivienda debería ser algo sencillo de conseguir, al igual que una ocupación profesional y una mínima oportunidad para comprar un boleto para la supuesta felicidad.

Anuncios