Archivo | mayo, 2011

Ciudadano Jackson

17 May

Supongo que el tiempo sedimenta nuestras vidas formando los posos de lo que realmente importa en este paseo basado en un átomo de Carbono y sus múltiples combinaciones dentro del mundo de la química orgánica.
De pequeño me volvía loco los regalos, caprichos, juguetes variados y abundantes en navidades sin pensar en compartir momentos concretos con la familia que siempre me ha querido y ayudado de forma desinteresada.
Más adelante, cuándo la barba había que recortarla y trasplantarla a la cabeza seguía pensando en los símbolos que hacen que uno se diferencie de otro por logros materiales tales cómo un coche de marca, una casa, un matrimonio de éxito con una maciza rubia, presumir de un viaje o de una cara cena, y un largo etc.
Muy poco a poco la sedimentación que provoca el tiempo va abriendo las puertas a los posos de la vida humana real. Lentamente voy siendo consciente de todo lo que he hecho mal hasta ahora y de lo que realmente puede otorgarme esos fugaces fragmentos de felicidad que a ciencia cierta van a ser los generadores de bienestar.
La esencia de la vida son los buenos recuerdos en compañía de gente que quieres y te quiere. Flashes que se mantienen en tu mente por años creando segundos de nostalgia. Ser consciente de haber formado parte de un entorno humano repleto de empatía.
Dinero, inmuebles, vehículos, viajes, sexo, son elementos que pueden ayudar a ser poseedores del bienestar interno que todos buscamos pero ni mucho menos aseguran por sí solos tal bienestar. El secreto, con los años se desvela y te das cuenta que en las vivencias, lejanas en muchas ocasiones de un vehículo de alta gama o un chalet en el pirineo recae la verdadera esencia de una vida plena.
No sé realmente si Michael Jackson o Ciudadano Cane convivieron junto a un exceso material vacío de las experiencias necesarias para encontrar el bienestar interno tan añorado.
Lo que queda no es la chapa y la pintura, sino el ambiente que un día respiramos en su interior.

Anuncios