Archivo | septiembre, 2011

¿Para qué servimos?

22 Sep

¡Nacer es gastar! Y cada uno valemos en función de nuestra capacidad por generar dinero.
Esta frase podría encajar a la perfección en uno de los mini-monólogos del “Bonico del Tó” en los que siempre exponía verdades como puños o formas de pensar muy extendidas pero políticamente incorrectas. (ver la serie “Muchachada Nui”)
Aunque tuviéramos nuestra vivienda pagada hay que abonar los gastos y derramas de comunidad, consumo eléctrico, agua, impuestos, mantenimiento y ¡ay! Si enchufamos la calefacción.
Si queremos hacer vida social será muy complicado convencer a nuestros amigos para ir siempre a sentarse en un banco del parque a divagar sobre la vida u observar los pajaricos. ¡Seguro que acabaremos tomando unas cañas!
Cómo te propongan salir de la ciudad, ¡ruina!, aunque no hace falta hacer salidas esporádicas para seguir gastando, hace falta comer, cambiarse esos pantalones rozados o zapatos que dan pena verlos.
Los caprichos ya van a parte.
Resumiendo, nacer es gastar y para gastar hay que tener y si no se tiene es posible que mueras de asco a no ser que tu mente sea ermitaña.
¿Cómo solucionamos este estado de gasta para vivir?
Muy fácil. Independientemente de la inteligencia y valía intrínseca como seres humanos, lo que cuenta al fin y al cabo es nuestra capacidad para generar dinero, ya sea de forma independiente o por cuenta ajena. Uno puede ser muy tonto pero saber poner tornillos “like a churros” sin embargo otro puede disponer de una mente tan privilegiada que no se adapte al sistema y acabar en un banco mirando pajaricos, comiendo en un contenedor y terminar follando con Carmen de Mairena entre cartones como en Torrente IV.
Seguramente algo falla. Hay que producir y aportar al desarrollo social, pero sigo pensando que en este mundo de “Gasta para vivir y vales lo que produces” nos olvidamos de algunos puntos que intuyo son importantes.

¿Sabrías decirme cuáles?

Anuncios

El masturbador de cerdos

5 Sep

Hola, soy político. En mis ratos libres me gano la vida masturbando cerdos y durante el resto del día intento luchar y esforzarme por mi ideal.
Mi ideal consiste en que el Universo es un País. Y los planetas con vida inteligente Estados del País universal. Cómo actualmente el planeta en el que intento abrirme camino en el mundo de la política carece de capacidad para entablar una relación coherente con el resto de planetas con vida inteligente, mi universo político se reduce a La Tierra.
Me es muy complejo poder implantar mi País mundial en el que cada obsoleto país actual pase a ser un Estado Unido Planetario y organizado para conseguir el justo reparto de la riqueza con la finalidad de que todos vivamos bien.
Hay un grupo muy férreo que tiene más poder que un millón de Jesucristos puestos de acuerdo. Este grupo es el 10% de la población humana mundial y es el causante de que absolutamente todo funcione como el culo.

Creo que a mi edad es importante en centrarme en lo que de verdad importa en la vida. Es por ello que seguiré luchando en lo que creo, y por las tardes pajillearé cerditos.