Párame estos ciclos – Por Teletubi rojo

2 Feb

Cada año, cada mes, cada día, todo va a peor. De cuatro millones de parados a cinco, de cinco a seis y… creo que dan algún premio con el siete.

Y sin embargo mucha gente parece seguir pensando que esto pronto acabará. «Si no es en este año, será para el siguiente»; «Todo son ciclos»; «Es lo que sucede con la economía». No obstante, estas elucubraciones son erróneas.

Es cierto que en la economía hay ciclos, pero es fácil olvidarse o desconocer de que son un efecto y no una causa. El hecho de que en la economía existan temporadas de crecimiento de capital ascendentes intercaladas con otras descendentes corresponde a las consecuencias de la propia lógica del capitalismo. Y este sistema ideológico no es eterno porque en su naturaleza también se encuentra la autodestrucción.

Es decir, habrá un fin. Un fin del capitalismo o un fin de la civilización, a elección nuestra. Esta conclusión aseverada aquí tan rotundamente deriva de una consecuencia propia de esta ideología. Y el factor principal de origen es el mismo que el de esos misteriosos ciclos, el cual esbozaré a continuación.

La ideología capitalista está basada en el crecimiento como motor propulsor. A mayor crecimiento mayor velocidad, y es ahí donde reside el problema. Porque crecer más no significa crecer mejor, e ir más rápido no permite controlar tan fácilmente la conducción.

De hecho, la búsqueda del mayor crecimiento posible se traduce en una persecución del beneficio a corto plazo, el cual acaba concentrándose, a través de especulaciones, en varias áreas productivas o financieras. No obstante, y al igual que cuando se labra un campo intensamente y en exceso, esas áreas tan prometedoras acaban secándose y quedándose inertes. Este suceso es lo que conocemos como «burbuja».

Mientras crecen las burbujas se generan un periodos de supuesta bonanza. Y al reventar se generan periodos de depresión proporcionales a la etapa anterior. En esos momentos la economía está perdida en la búsqueda de una nueva burbuja, hasta que se encuentra. De ahí el origen de esos ciclos que tantos pueden considerar espontáneos y ley de vida. Los ciclos provienen de las burbujas y éstas son originadas por la ideología capitalista. Por tanto, la existencia de estos periodos de crisis no es algo que tengamos que sobrellevar como algo inevitable. Basta con erradicar el origen («muerto el perro, muerta la rabia»)

Conforme se esquilman los recursos, y de acuerdo con ese sistema económico, es más difícil encontrar una burbuja. Una vez acabada la penúltima burbuja (la inmobiliaria) y con la última burbuja en plena implosión (inversión en deuda pública con dinero público desde manos privadas) solamente nos queda el abismo. Un abismo del que no se puede especular tan fácilmente.

Y es que el hecho de pensar y actuar a corto plazo y de una forma tan agresiva ha garantizado un problema estructural en el futuro. El sistema económico imperante es autodestructivo y tarde o temprano nosotros, como humanidad, tendremos que decidirnos por una de las dos alternativas que se abren ante nosotros: civilización o capitalismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: