Cárcel

13 Oct

Hay momentos en los cuáles el cansancio deja en su sitio las ideas y el rencor descansa apaciguado en la caverna de los horrores.

Cansancio y su hermana nostalgia quedan a veces a comer para brindar a su dueño un segmento temporal de placer provocando líneas y líneas de belleza y sinceridad.

Su cara relajada y seria a la vez despierta el interés de muchas personas, pero este estado continuo de tristeza merma su equilibrio mental hasta llevarlo al precipicio.

No obstante es consciente que es el camino. Así es él. Todo lo demás son máscaras y falsedades que para nada definen su oculta y real personalidad.

El día deteriora. La vida erosiona. Las circunstancias y los errores de inexperto le encarcelan en un círculo de gruesos muros sin salida alguna aparente.

Hasta que no encuentre la puerta, su Yo seguirá pudriéndose hasta límites insospechados por todo humano ajeno al centro de su mente.

Neurona

Anuncios

Entrevista a Esmeg Mac Turner

23 Sep

Hoy tenemos con nosotros a Esmeg Mac Turner. Dicho ser humano es un prestigioso entrevistado. Se dedica a contestar preguntas de numerosos medios de comunicación para nutrir con sus pensares al gran volumen de seguidores que aglutina en el cosmos.
– Estimado Esmeg, muchas gracias en primer lugar por haberse dignado a colaborar con ¡Vaya Mierda! Fanzine.
– No hay de qué. Estoy muy orgulloso de poder participar en este tipo de iniciativas tan distanciadas del puro materialismo.
– ¿Tiene o ha tenido sueños recurrentes?
– Si, recuerdo dos. Uno de ellos consistía en que se me caía el pene y me quedaba con él en la mano. En el otro sueño, al terminar la carrera universitaria, mi madre me convencía para que volviese a hacer B.U.P. y C.O.U. porque según ella sería una actividad útil que me ayudaría a afianzar conocimientos. Era una pesadilla, ya que me resultaba muy difícil aprobar otra vez estos cursos y suspendía continuamente. En el sueño, quería justificar que ya tenía aprobado C.O.U. y selectividad, pero los papeles no aparecían por ningún sitio.
– ¿Qué opina de las obras de caridad?
– Esta idea la desarrollo en mi libro «Del dinero y las ventosidades». Es decir, si donar 60.000€ te supone el mismo esfuerzo que tirarte un pedo cuando comes judías, el mérito no es tan grande.
– ¿Cómo ve España?
– No creo que por ser español se tenga que ser un santo. Es decir, hay que defender lo tuyo pero sabiendo los aspectos buenos y malos. No hay que justificar todo porque sí. En España ocurren cosas muy malas, como el despiporre político, el materialismo existente no solo aquí sino en casi todo el mundo, y por supuesto lo que más importa a los españoles, el monopolio futbolístico del F.C. Barcelona y Real Madrid.
– ¿Y qué pasa con los Chinos?
– Los veo raros. No porque tenga una patología ocular o miren con ojos cerradicos sino porque atisbo en su comportamiento una cierta falta de empatía. Los noto distantes, aislados de nosotros.
– ¿Cree que la sociedad está cambiando?
– Realmente no estoy muy seguro de si queremos cambiar o en realidad es todo una farsa para seguir siempre con unas bases inamovibles. ¿Quién plancha en casa? ¿Quién se encarga de los niños y los lleva al colegio? Hay cambios, sin duda, pero no creo que en su raíz sean excesivos.
– ¿Cómo lo lleva?
– Pues bueno. No me gusta levantarme por la mañana, ni cuando se acaba la siesta. Hay veces que veo la vida como una amenaza. Cuando me enfrento a ella no dejo de estornudar. Creo que cuando nací estuve estornudando durante un buen rato. ¡Qué mal trago!
– Pues aquí hemos llegado a nuestro fin. Muchas gracias por eyacular sus pensares sobre nuestra publicación digital.
– No hay de qué, ha sido un placer.
– Disculpe, una última apreciación. ¿Se ha dado cuenta que al pronunciar su nombre y apellidos, nos recuerda al Esmegma? ¿Le llamaron así a propósito para producir este efecto a modo de broma?
– Por supuesto. Es mucho más comercial.

Neurona

Comprar y vender, la vida humana

4 Sep

Si no compras y vendes no eres nadie, no existes, no eres.

En el resto de seres vivos, Amebas, Helechos, Bonobos, etc. no se da este hecho, pero en la especie humano se hace acto de presencia día sí y día también.

Se puede por tanto resumir que nuestra existencia se basa en comprar y vender. Necesitamos vender (productos y servicios) bien por cuenta propia o ajena para poder comprar a quiénes a su vez necesitan vender para comprar a otros.

Este es nuestro sistema. Dicen algunos que es el mejor posible. ¿Tú qué opinas?

Trabajas en una empresa para que dicha entidad venda, por lo que estás vendiendo tu mano de obra. A su vez podrás pagar tu casa, comida, ropa, mantenimiento de tus hijos y por supuesto, ingesta de cervezas. Si no haces eso, mueres o se te valora como un excremento que no sirve ni para abonar.

Por supuesto, también debe existir el sector público como Sanidad y Educación. Estos sectores son necesarios ya que el vendedor-comprador debe estar sano (útil) porque si no es incapaz de vender para poder comprar y se convierte en un fracasado. También hay que formar a los humanos pequeños para que sean capaces de funcionar en este sistema sin convertirse en un parásito social (Sistema Educativo).

En mi humilde opinión creo que estamos tan inmersos en la vorágine capitalista que hemos dejado de lado la esencia de nuestro existir para que el dinero domine el 90% de nuestra vida y dejar el restante 10% para otro tipo de preferencias no tan preferentes.

La salud es importante, al igual que la amistad, el amor o la familia. Pero todo esto sin dinero desaparece. El dinero es quieras o no lo primero en nuestras vidas. Después ya vendrá lo demás. He tardado 35 años en darme cuenta de esta pútrida realidad por asco a tal burda verdad. Pero es así. No te engañes con la bucólica frase «El dinero no es todo…», desde luego que no es el 100% de nuestra vida, pero sí el 90%. Céntrate en disponer de dinero y luego el resto, no al revés. Yo lo hice mal, me dispersé en otros asuntos y ahora me toca recuperar el tiempo perdido para basar gran parte de mi existencia en eso… vender y comprar.

Neurona

La virtud de ser un anormal

25 Jul

Soy un estándar en muchos aspectos, sin embargo, mis anomalías a la hora de comportarme en otras áreas de la existencia humana hace que pueda parecer algo raro en el cómputo global.
No soy un raro peligroso, ni la gente se cambia de acera como primera reacción al ver mi persona externa, sin embargo conforme el individuo interioriza en mi yo interno, va percibiendo el anormal que llevo dentro.
Como afición totalmente convencional se encuentra la de ser aficionado a un equipo de fútbol. Por supuesto el de mi ciudad. Como parte extraña de mi personalidad podemos decir que ni soy del Madrid ni del Barcelona.
Un aspecto raro que poseo es ser amante de La 2. Un canal que difícilmente van a modificar en las diversas estrategias políticas de los partidos ya que somos 4 raros en España quiénes la vemos. No tenemos fuerza ni somos una masa consumista.
Extraigo extrañas conclusiones de los debates internos en los que me veo inmerso, como sospechar que la especie humana es un mero robot cuyo único fin en el mundo es intentar interpretar la supuesta realidad estando sujeta a una ley puramente química. Es por ello que tengo que ingerir cerveza de forma regular y prepararme Bloody Maries caseros diariamente. De los Gin Tonic, ni hablo.
Creo que los animales son también meros robots, lo único que disponen de un sistema de interpretación más liviano y no son capaces de manufacturar estupefacientes.
Divagar está bien, al igual que recopilar informaciones de variopintos puntos de vista para darnos cuenta de que no poseemos la verdad absoluta, de la cual solamente es consciente Carmen de Mairena.
Así soy yo, un anormal más en un planeta raro.

Neurona

Políticamente incorrecto

5 Abr

Hay que ir planificando a qué edad hay que casarse. Y por supuesto, es más que recomendable que tu pareja sea del sexo opuesto al tuyo.
Acto seguido hay que pensar en tener hijos. Dos estará bien.
Tu pareja tiene que ser atractiva. Luego hablaremos del dinero que tiene.
Si eres mujer, tu pareja debe de tener dinero para proteger a tu descendencia del fantasma de la indigencia.
Si eres una mujer atractiva, tienes el camino casi hecho. No hace falta que tengas dinero, si te lo montas de forma normal, podrás adherirte a un hombre que lo tenga.
Si eres feo/a, tienes que tener bastante dinero para compensar este defecto y que alguien atractivo se acerque a ti. Si eres feo/a sin dinero, entonces estás jodido, morirás solo/a u otro humano feo sin dinero será tu compañía.
Si tienes dinero, puedes vestir como un pordiosero, porque al final, lo que cuenta es que tienes dinero. Si no tienes dinero, debes vestir bien, porque lo que importa es que parezca que lo tienes.
Si no te identificas con esta realidad social, ¡Bienvenido al mundo de los anormales!

Tranquilízate, siempre cabe la posibilidad de que dos anormales se junten para pasar el resto de sus días juntos.

Neurona

El progreso de forma chocante

8 Mar

El progreso es conseguir un objetivo con el menor esfuerzo posible en el período más corto. Resumiendo, es la Ley del mínimo esfuerzo bien gestionada.
Hoy en día no se construye un bloque de viviendas al estilo egipcio o no se cultiva el campo utilizando exactamente los métodos de 1467 D.C.
El progreso es confort.
Si yo tengo la idea de que toda temperatura ambiental conforme aumenta o disminuye más allá de 20 grados centígrados se acerca al “disconfort”, un claro ejemplo de progreso sería el conseguir que jamás la temperatura ambiente se separase de dicha cifra. Esto sería un claro ejemplo de progreso, aunque a los esquiadores les jodería bastante y seguramente alguna que otra especie animal o vegetal se extinguiría, pero claro, aquí lo que importa es que el género humano esté contento y feliz y no que cuatro osos y lechugas dejen de metabolizar.
Esta definición de progreso que me he sacado de la manga y que por cierto para nada he consultado a la R.A.E. puede aplicarse perfectamente a los cambios existentes en los idiomas.
Al final, lo que quiere la gente es comunicarse de forma sencilla, sin complicaciones ni reglas inútiles. A la masa social no le importa de dónde vienen las palabras ni su evolución a lo largo de la historia. Esto puede sonar burdo y políticamente incorrecto, pero es la realidad, el género humano es lamentable y cada día está más podrido.
Por ello, es cuestión de tiempo de que o la b y la v se unifiquen en una de ellas o que de absolutamente lo mismo escribir vurro que burro. De igual forma, la h tiene los días contados.
El cliente quiere un servicio rápido, bonito y barato y el valiente que quiera cambiar esta tendencia humana, tiene vía libre para intentar modificar esta norma de nuestra especie.

El conocimiento del Sistema y de uno Mismo

8 Mar

Muchos de nosotros hemos pasados por segmentos de nuestro presente en los cuáles nos dan ganas de masacrar a políticos y banqueros, bombardear el País al completo y prender fuego a todo lo que quede. Es normal, es rabia interna que por algún poro tiene que salir, y más viendo la situación en la que nos encontramos.
En mi opinión, hay que conocer el sistema al que estamos sujetos, detectar sus fallos y actuar en consecuencia para mejorarlo. Reventar todo lo que se mueve de forma maligna a nuestro alrededor no es suficiente ni beneficioso, al menos a día de hoy.
El primer paso, antes de conocer las reglas del juego es comprender cuál es el reglamento interno que nos mueve a tomar una decisión u otra, es decir, conocernos a nosotros mismos.
Es difícil saber quiénes somos a los 18 años, época en la que hay que tomar decisiones trascendentales en nuestra vida y que sin duda van a determinar nuestro futuro. Por eso mismo, es muy frecuente cagarla de por vida por esta misma razón.
Con el paso del tiempo sería muy recomendable ahondar en nuestro Yo para descubrir cómo somos y cuál puede ser a priori nuestro camino en función de nuestras capacidades. Año tras año será mucho más fácil, a través de las heridas que nos causa la vida identificar el patrón que conforma la base de nuestra persona. De esa manera podremos planificar todo mucho mejor sin dejar nuestro destino más básico en manos de una lotería que por lo general no nos va a tocar.
¿Qué somos capaces de hacer para competir con los demás que también saben hacer cosas?
Dos puntos son los primordiales, conocimiento de quiénes somos y conocimiento de las reglas de juego.